martes, 21 de octubre de 2014

¿Qué les pasa a mis Seahawks?


Jugando en la NFC West y con el calendario durísimo que tenemos esta temporada, estar con un balance de 3-3 tras la semana 7 de competición no es algo ni negativo ni a priori preocupante. Sin embargo, ahora mismo, yo sí que empiezo a ver algunas cosas y aspectos que, como mínimo, me intranquilizan. Antes que nada he de decir que, a pesar de todo, confío plenamente en este equipo y en este entrenador y estoy plenamente convencido de que la situación se revertirá y que seguimos siendo uno de los favoritos para estar ahí arriba y que ni mucho menos se nos puede dar por muertos. Sin embargo, sí que me gustaría hacer un ejercicio de autocrítica constructiva y analizar un poco qué es lo que está pasando.

Tras proclamarnos campeones de la Super Bowl la temporada anterior, nos enfrentamos al siempre complicado reto de volver a repetirlo. Muy pocos lo han conseguido. Tras la agencia libre, el draft y las renovaciones de jugadores claves, nos presentamos ante la nueva temporada con una plantilla consolidada basada en una de las mejores defensas de la liga y con un ataque dirigido por uno de los quarterbacks más prometedores y con un ataque terrestre demoledor gracias a beast mode. En opinión de todos los analistas empezamos como máximo candidato a la división, a la Super Bowl y al anillo. Sin embargo, y a partir del segundo encuentro frente a los San Diego Chargers, se empezaron a ver ciertas cosas y detalles negativos que están afectando al juego del equipo.

ATAQUE

De todos es sabido que la base del ataque de este equipo se centra en el juego terrestre de Marshawn Lynch y en la genialidad de Rusell Wilson especialmente fuera del pocket. Ya he comentado en alguna ocasión que estaba un poco a la expectativa de qué Lynch nos íbamos a encontrar este año. Todos conocemos la más que extraña personalidad de este grandísimo jugador. No hay quien lo entienda y nunca sabes con qué Lynch te vas a encontrar. El intento de plante de este verano presionando para una renovación de su contrato al alza así como el hecho de que Michael Robinson, fullback y mano derecha de Lynch tanto dentro como fuera del campo, se haya reiterado me hacía preguntar acerca de qué Lynch veríamos este año. He de decir que hasta el momento veo más o menos el mismo jugador que se enfrenta snap tras a snap a las líneas defensivas chocando contra ellas y ganando yardas after catch. Lo que sí estoy comprobando es que las defensas rivales nos tienen muy bien cogida la medida y que cada vez el factor beast mode es menos influyente. Los equipos son conscientes de que parando nuestro juego terrestre se nos hace mucho daño. Y es así.

Como alternativa nos queda lo que pueda hacer Rusell Wilson y el cuerpo de receptores. Wilson no deja de sorprenderme cada día má. Creo que estamos delante de unos de esos quarterbacks que puede marcar una época. Su inteligencia, tranquilidad y movilidad fuera del pocket son sorprendentes y cada vez está cogiendo más peso en cuanto a liderazgo dentro del vestuario. Creo que ahora mismo no hay nadie que sea capaz de alargar tanto y tan bien la jugada cuando ésta se rompe. Es un genio corriendo y pasando. Sin embargo creo que esta virtud es algo que, en ocasiones, se nos vuelve en contra ya que creo que nuestra OL confía demasiado en estas habilidades de Winston y falla más de la debido en la protección al quarterback. Y claro, Wilson es un crack pero tampoco se le puede pedir que esquive siempre a esa jauría de monstruos que se le acercan jugada sí y jugada también de forma implacable. Por lo tanto, creo que la OL tiene que mejorar bastante y sobre todo ha de reducir el gran número de penalizaciones (holdings y false starts) que nos están lastrando sobremanera (un ejemplo es el partido contra los Redskins).


Y los receptores…¿qué?. Tras la marcha de Golden Tate a Lions y la retirada de Sidney Rice nos quedamos con un cuerpo de receptores más bien escaso en cuanto a calidad formado básicamente por Kearse, Baldwin, Lockette y los rookies Robinson y Noorwod y con un tal Percy Harvin que resuelta que nos ha salida rana. Hace pocos días saltó la noticia del trade de Harvin a los Jets. Auténtico bombazo y, a priori bastante sorprendente e incluso algo incomprensible. Yo fui de los que se puso las manos a la cabeza ya que creo que Harvin, a pesar de apenas haber jugado por las lesiones, es un jugador que le daba versatilidad y frescura a un cuerpo de receptores algo escaso de calidad. Sin embargo, y con el paso del tiempo, me estoy dando cuenta de que quizás sea una decisión correcta. En primer lugar por motivos extradeportivos, ya que están saliendo a la luz noticias relativas a lo conflictivo que era este jugador dentro del vestuario. Ha tenido altercados tanto con Tate como con Baldwin la temporada pasada y la gota que colmó el vaso fue el hecho de que se negó a jugar los últimos minutos del partido antes los Cowboys. Carroll es un entrenador que quiere tener controlado y unido al vestuario y no permite este tipo de actuaciones. En lo deportivo, el tipo de juego de Harvin lo puede más o menos suplir el rookie Richardson, ya que es un jugador de un perfil similar que ofrece la posibilidad de juegadas al screen, rutas cortas o medias del estilo hook o slants y explotar su velocidad tras la recepción. Queda por ver cómo reaccionará el resto de receptores a todo lo que ha pasado. De momento, en el partido contra Rams, el juego aéreo mejoró especialmente en la segunda mitad y parece ser que Balwin se ha puesto los galones de receptor número uno para tirar de carro. Es vital dar continuidad a este tipo de juego y que los rookies empiecen a implicarse en el esquema de ataque una vez han superado sus lesiones. A todo esto también me gustaría que se explotase más el juego de recepción de los tight ends. Zach Miller está lesionado pero Luke Wilson creo que puede aportar bastante si se le da confianza y continuidad en su segundo año de profesional.

DEFENSA

Nunca pensaba que iba a decir esto, pero tengo dudas sobre esta defensa. Espero que se me entienda bien. No estoy diciendo en ningún momento que esta defensa sea mala ni nada por el estilo. Ni mucho menos. Simplemente quiero dar a entender que creo que hemos bajado el altísimo nivel, en líneas generales, que demostramos el año pasado. Y quizás sea lógico e insisto que a lo mejor no tiene que ser preocupante.

En la presión al quarterback creo que estamos notando algo la baja tanto de Clemons como de Bryant. Asimismo veo a Bennett algo por debajo de su nivel habitual. En líneas generales no incomodamos tanto al quarteback rival y le permitimos cierta tranquilidad en el pase. Hasta el momento llevamos 7 sacks (uno por partido más o menos). Es imprescindible subir el nivel en este aspecto para que, a partir de ahí vaya todo más rodado.

En la defensa de carrera, por el contrario, hemos mejorado. A principio de temporada mostraba mi preocupación por este aspecto, y he de decir que me está sorprendiendo gratamente. Actualmente somos la segunda mejor defensa de carrera permitiendo un total de 153'3 yardas. La mejoría es substancial. La clave de este éxito para mí está en nuestro middle linebacker Bobby Wagner, uno de los mejores en su posición. Es el líder de este front seven y se nota muchísimo cuando no está. Hay que conservarlo entre algodones ya que viene de una lesión en la off season. También me está impresionando mucho el OLB K.J. Wright.

Por último cierro con la secundaria. La Legion of Boom sigue a un alto nivel pero hay un par de cosillas que me chirrían. En primer lugar creo que tenemos un serio problema en el flanco derecho. Tras la marcha de Thurmond y Browner, el titular es Byron Maxwell. Sinceramente, creo que no da el nivel. Desde mi punto de vista comete un error básico: en la cobertura al hombre mantiene siempre una distancia que le permite al receptor captuar muchas veces el balón. Prefiere hacer esto y luego parar inmediatamente al receptor con un placaje. No lo entiendo. No sé porqué lo hace. Creo que tiene físico y capacidad para encimar más al receptor y buenos ball skills para interceptar o deflectar. Ya se está viendo que los quarterbacks rivales van a buscarlo (Rodgers, Manning) porque claramente es un punto débil. Ahora está lesionado y con Jeremy Lane también lesionado la posición la está ocupando Marcus Burley, un sophomore que al que le ha caído un buen marrón. Sherman está algo por debajo de su nivel pero también es verdad que lo están buscando poco y creo que es cuestión de que vayan pasando partidos para volver a su gran nivel. No me proecoupa. Chancellor creo que está acusando su lesión de off season y le veo algo más lento y fallón en las coberturas y placajes. Y por último Earl Thomas sigue a su nivel extraordinario dando lecciones de cobertura, soporte a la carrera, velocidad y sobre todo técnica de placaje partido tras partido aunque el pobre va un poco de culo inentando solucionar sobre todo el agujero en la derecha.

Insisto en que no quiero que se entienda este artículo como una crítica negativa al equipo. No tengo la menor duda de que la dinámica va a cambiar y vamos a estar arriba. Tengo total confianza en Carroll y en la mentalidad luchadora y siempre positiva de esta plantilla. Simplemente quería mostrar algunos aspectos que creo que hacen mortal a este gran equipo campeón.

GO HAWKS!!!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario