martes, 30 de diciembre de 2014

Estos sí son mis Seahawks



Hace un par de meses publiqué en este mismo blog un post en el que expresaba mis impresiones e inquietudes con respecto al, según mi opinión, flojo inicio de temporada de los Seahawks. Analizaba los aspectos que me despertaban más dudas y que, en cierto modo, me intranquilizaban aunque también dejaba claro que mi confianza en el equipo era total y que no dudaba de que todo podía mejorar y que la situación era totalmente reversible. Pues bien, a día de hoy ya puedo decir que estos sí que son mis Seahawks y el de todos los 12th man. Tras finalizar una durísima temporada con uno de los calendarios más complicados de la NFL, ya tenemos al equipo de nuevo clasificado para los playoffs y ni más ni menos que con el seed número 1 de la NFC, con lo que todos los encuentros se disputarán el fortín del Century Link Field. Sencillamente, ESPECTACULAR.
La progresión de este equipo a lo largo de la temporada ha sido impresionante. Ahora mismo es, según la gran mayoría de los expertos, el equipo a batir en los playoofs ya que llega en la mejor forma posible, con pocos jugadores lesionados, con un juego totalmente definido y que jugará todos los partidos en uno de los estadios más complicados para el equipo rival.

Yo destacaría, entre otros, los siguientes puntos como claves para entender el porqué estamos donde estamos:

Mentalidad
Para mí es la base y el inicio de todo. La auténtica clave del éxito. Yo no sé qué es lo que hará “tito Carroll” en ese vestuario, pero sea lo que sea es para quitarse el sombrero. A pesar de los rumores que circularon al inicio de temporada tras el trade de Harvin sobre que “no es oro todo lo que reluce” en el vestuario, la verdad es que la mentalidad ganadora de este equipo es impresionante. Las ganas de ganar, el hambre de títulos y la ambición por marcar una época es algo muy remarcable. La verdad es que sería incapaz de nombrar un solo líder o jugador destacable en este aspecto porque son muchos. Sin embargo, nunca me cansaré de ver la actitud y el comportamiento de Earl Thomas jugada tras jugada. Es el claro ejemplo del compromiso de esta plantilla.