martes, 28 de julio de 2015

Culebrón Rusell Wilson

El culebrón NFL de cada offseason esta vez nos ha tocado a nosotros. La renovación de Rusell Wilson está dando de qué hablar tela marinera. Parece la historia de nunca jamás, aunque de momento tiene una primera fecha de caducidad: 30 de julio. Ése es el día que comienza el training camp de los Seahawks y es la fecha límite para las negociaciones del nuevo contrato. Si no hay acuerdo para esa fecha, Wilson jugará la temporada 2015-16 con la misma situación contractual actual y el año que viene se convertirá en agente libre.

Situación actual
Rusell Wilson fue elegido en la tercera ronda (pick 73) del draft 2012. Al haber finalizado su tercera temporada dentro del contrato rookie, ya puede negociar con los Seahawks. En su último año de rookie su contrato establece un salario base de 1’5 millones $ representando casi 1’7 millones $ en el salary cap.

Estado actual de las negociaciones
Una vez finalizada la temporada pasada, los Seahawks y Rusell Wilson (a través de su representante Mark Rodgers) se pusieron manos a la obra con la renovación. A fecha de hoy parece ser que el punto de más discordancia entre ambas partes es el importe total garantizado.
Ultima oferta de Seahawks: 54 millones garantizados (mismo importe que Aaron Rodgers) y alrededor de 21 millones/año. Desconozco el número total de años.
Pretensiones de Rusell Wilson: un mínimo garantizado por encima de 60 millones para superar a Suh y ser el jugador con más importe garantizado de la historia.

Mi opinión
Lo primero de todo es decir que Rusell Wilson debería (con sus virtudes y sus defectos) ser el QB franquicia de Seahwaks. En tres años ha conseguido tres clasificaciones a playoffs, dos presencias en SuperBowl y un anillo de campeón. No esta pero que nada mal. Por supuesto que esto no lo ha conseguido él solito y que se ha visto muy beneficiado del sistema de ataque terrestre con Marshawn Lynch y de, a mi entender, la mejor defensa de toda la liga. Sin embargo creo que en Wilson, los Seahawks tienen un director de juego que encaja como anillo al dedo tanto a nivel esquemático como de sintonía con Pete Carroll. Por lo tanto estoy más que de acuerdo con que le tienen que ofrecer un buen contrato. Mejor dicho: un muy buen contrato.

A partir de aquí es donde empiezan mis inquietudes. Sinceramente no me imaginaba para nada que se hubiera llegado a esta situación. Soy de los que creía que esto iba a resolverse de una forma más rápida llegando a un acuerdo beneficioso para ambas partes. La personalidad y forma de actuar de Wilson me llevaba a pensar así. Pero, ¿por qué no ha sido así?. Para mí la respuesta es bastante clara: Mark Rodgers.

Rodgers es un representante que viene del mundo del béisbol (hay que recordar que Wilson fue drafteado en su momento por los Colorado Rookies) que está acostumbrado a trabajar con contratos con el importe total garantizado. Rodgers está tensando la cuerda especialmente con el tema del garantizado. Ha llegado a proponer incluso la friolera de 75 millones. Una brutalidad. La última propuesta es superar los 60 millones de Suh.

Llegados a este punto creo que Wilson se está equivocando. Lógicamente está en su derecho de pedir el oro y el moro y mirar por su interés y su futuro. Sin embargo creo que la oferta actual de los Seahawks cumple más que de sobra para remunerar los “servicios prestados” y las perspectivas de futuro del jugador. Incluso me da la impresión de que si sólo dependiera de Wilson, el tema ya estaría zanjado. Por eso mismo creo que ahora mismo Rodgers es el culpable de esta situación.

Si se llega al inicio de training camp (no queda nada….) en esta situación, las negociaciones se paran hasta la temporada que viene. En ese momento Wilson será agente libre. Sinceramente no creo que ninguna franquicia se tire a la piscina con las exigencias de Rodgers. Es más, de aquí al próximo año pueden pasar muchas cosas. Positivas y negativas. ¿Qué pasa si se lesiona? ¿O si el equipo i/o él hacen una mala temporada? Creo que en esta situación Wilson es el que tiene más que perder. Tal y como he comentado anteriormente, los Seahawks necesitan a Wilson, pero no a cualquier precio. Si algo ha demostrado esta franquicia es que puede encontrar y desarrollar buenos jugadores desde el draft. El año que viene, precisamente, viene una hornada interesante de quarterbacks del college. Si Schneider y Carroll se cansan de la situación, por ahí tiene una vía de solución. Soy de los que piensan que en Seattle no se va a hacer ninguna locura, teniendo en cuenta además que se está negociando también con Bobby Wagner.

En Seattle el tema está candente. Tanto los medios de comunicación como los aficionados de a pie se están empezando a cansar de la actitud de Wilson y de su doble lenguaje: por un lado no para de decir que él quiere seguir y que no habrá problemas pero por el otro sigue enrocado en las pretensiones de Rodgers.

Veremos cómo acaba el tema, pero como decía mi abuelo…”no me gusta como caza la perrina….”.

GO HAWKS!!!